Blog

Cómo funciona una agencia literaria

Como funciona agencia literaria

«Has hecho lo más difícil: acabar tu novela. Ahora te
queda lo segundo más difícil: conseguir a tu agente».

(Stephen King)

¿Qué es un agente literario? ¿Cómo funciona una agencia literaria?

Al igual que otros sectores de la cultura como el musical, el escénico o el artístico, en el literario también emergió una figura intermedia entre el creador (autor) y la publicación (editor): el agente literario.

En pleno siglo XXI con la eclosión de plataformas de difusión directa, tipo Amazon, parece que la figura del editor no es precisa, pero no es verdad. Y el autor, que no tiene ni idea de dónde se mete, está a merced de los trols (falsas editoriales) mientras va a la búsqueda de su Ítaca particular, publicar. Sí, sé que todo se ve fácil: subes el texto, eligen una plantilla al azar como portada, y tu libro sale como si fuera magia.

Salvo que, la cubierta es monótona y repele, el texto no está corregido ni trabajado y tu libro acaba muriendo en internet de inanición lectora. Tu necesidad casi obscena de publicar no dio los frutos esperados y la frustración se cuela dentro de ti. Y sí, es ahora cuando piensas si habrá merecido la pena, si eso de escribir (que tanto te gusta) es para ti, y que todos tienen suerte menos tú. Pero en ningún momento piensas de verdad: «¿Dónde fallé (personajes, trama, diálogos…)?», «¿Qué hice mal?» …

Justo eso es lo que evitaría un agente literario o literaria. Él o ella lee tu obra, te advierte de todas las debilidades, errores y cuestiones a mejorar y, cuando la envía a editoriales y concursos, está pulida y lista para mostrar todos sus encantos. Que sí, que los tiene. El problema era que la paja, las erratas y todo lo demás, no permitía verlos.

Bien, ¿pero cómo funciona una agencia literaria?

La función de una agencia literaria

«Descubren y protegen al escritor, negocian sus derechos
de autor y hacen de intermediarios con las editoriales».
(Pau Centellas, Agencia Literaria Silvia Bastos)

Como dice Manuel Pimentel en su libro, Manual del editor (Berenice, 2012): “Los agentes prestan un servicio al escritor y al editor.”

La agencia literaria le quita al autor la engorrosa tarea de negociar sus condiciones económicas con los editores algo para lo que muchos de ellos no están preparados. Pero también facilita a la editorial la tarea de negociación para los derechos de un autor. A muchos editores les resulta difícil la negociación con el autor, y se sienten más cómodos tratando con los agentes, en una relación mucho más profesional.»[…] Las agencias literarias cobran sus honorarios con un porcentaje sobre la retribución que percibe su escritor representado. Los puntos de negociación más habituales para las agencias, además de la cuantía o porcentaje de los derechos de autor, son el anticipo, los años de duración del contrato y los derechos que se ceden. Pero el buen agente debe ponderar muchos otros factores distintos al dinero y no dejarse guiar por la subasta permanente de quién paga más».

Tal y como vemos, el agente apuesta por la obra y por el autor, es un todo, le defiende como creador, pelea por sus derechos de autor, lucha las ediciones, anticipos, traducciones, representaciones, series, etcétera. Tiene que ver el potencial, las opciones de esa obra (premios, certámenes, editoriales, ferias…).

El agente tiene que saber transmitir su pasión por una obra, tiene que saber comunicar bien, como cualquier líder. Pero también tiene que saber gestionar porque también defienden los derechos de autor de sus escritores. Por tanto, la misión de un agente literario es que el mayor número posible de sus autores representados puede vivir de escribir. En resumen, el objetivo de las agencias literarias es que sus autores puedan ser traducidos y publicados en muchos idiomas, en las editoriales más importantes del mundo, con anticipos interesantes y buenos porcentajes de regalías.

Es de esta manera como funciona una agencia literaria.

Se busca agencia

Está claro que a la agencia literaria, o al agente, se llega a través de un buen e interesante manuscrito, pero hacerle llegar uno a manos de un agente no es nada fácil.

¿Lo mejor? Contactar con la agencia vía email y enviar un par de capítulos explicando, al igual que en una propuesta editorial, cuál es la historia. Otra opción de llegar a una agencia es ganar o ser finalista en algún premio.

¿Qué busca el agente en una obra? Lo mismo que muchos ávidos lectores, emocionar y sentir la necesidad de pasar las páginas hasta llegar al final. El éxito es un misterio insondable, pero cuando leen un manuscrito tienen que: «leer con las tripas. Tengo que encontrar cosas que me conmuevan, que me emocionen y me hagan sentir» (Palmira Márquez).

Si necesitas ayuda con tu obra, no dudes en conocer nuestros servicios AEN o contacta con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *