Blog

Corsarios de guante amarillo, de Luis Antonio de Villena

Esta semana disfrutaremos con una nueva reseña de Dani A. Díaz quien, para esta ocasión, nos comenta el libro Corsarios de guante amarillo (Valdemar, 2003), de Luis Antonio de Villena. ¿Las has leído?

Corsarios de guante amarillo, de Luis Antonio de Villena

Reseña de Dani A. Díaz

 

EL DANDYSMO

(Dedicado a Barquín)

Es frecuente escuchar esta expresión: “Está hecho un dandy”. Con ello se nos transmite la impecable elegancia con la que va vestida una persona.

El escritor, poeta y ensayista Luis Antonio de Villena, a través de su obra “Corsarios de guante amarillo”, nos abrirá los ojos y regalará una sabia lección para comprender que el dandy no es solo el traje, el adorno, la indumentaria, sino que asistimos a una pose, un estilo, una esencia, una rebeldía, una actitud ante la vida.

Nuestro héroe, de hecho, jamás será esclavo de la moda ni seguirá sus dictados, sino que crea, de manera individual, nuevos senderos artísticos buscando la distinción, el foco, el espejo.

Características del Dandy

El pequeño volumen (ciento setenta páginas) está muy bien estructurado. Arranca estableciendo las características principales del dandy, esas marcas definibles que lo dotan de personalidad sobresaliente y lo aúpan por encima de lo gris y cotidiano.

Siglo XIX

Se subraya que, aunque el epicentro del movimiento se sitúa en el siglo XIX, ya desde la Edad Antigua descuellan personajes que responden a la impronta del dandy: Alcibíades, Catilina, Pretonio…

En el día de hoy no está agotado el término pudiendo identificarse con determinadas estrellas del pop-rock (David Bowie, Mick Jagger, Roxy Music…).

Rasgos

Soledad, molicie, romanticismo, gusto por la estética, amor por la belleza, búsqueda de un mundo mejor… son rasgos que conforman el carácter del dandy.

  • En primer lugar, no soporta lo mezquino de la sociedad que le rodea y por ello se configura como un ser desclasado, anhelando su edén particular, viviendo con intensidad, goce y apasionamiento, entregándose a los placeres hedonistas y ofreciendo una imagen a caballo entre lo tímido y lo altivo.
  • En segundo, la indumentaria buscará sorprender, pero sin caer en lo extravagante o histriónico; del mismo modo, sus maneras, gestos, palabras podrán resultar impertinentes, pero jamás groseras.

Además, por oposición al culto a lo útil, predominante entre la burguesía, rendirá pleitesía a lo superfluo, lo efímero, lo hermoso sin remuneración ni mercantilismo.

Incluso, enfrentándose a la moral y religión del rebaño, del gregarismo, tenderá las manos a un cierto paganismo cuando no Satán o el Mal, entendiéndolo como un rechazo a las cervices dobladas y la esperanza de alcanzar (aunque sea a través de la fantasía y la imaginación) un mundo más perfecto y armonioso.

5 Dandys insignes

A lo largo del libro desfilarán figuras insignes (Brummell, Balzac, Dalí, Gautier, Baudelaire, Proust, Villiers de l’Isle-Adam…), más el autor se centrará en la biografía de cinco representantes de esta escuela de vida.

William Beckford

nos ofrece una ruta pletórica de sensualidad, amores prohibidos, repulsa de la sociedad puritana, fiestas de lujo y derroche, encargo de una torre faraónica a un arquitecto conspicuo…

Lord Byron

alcanza la categoría de mito, otro ejemplo de suntuosidad, lujuria, incesto que siente la llamada de entregarse joven a una causa perdida y de abrazar la muerte como dama salvadora.

Se menciona el famoso episodio de la reunión nocturna en la que Mary Shelley compone la mítica novela “Frankenstein”.

Oscar Wilde

el genial autor de “El retrato de Dorian Gray”, ejemplifica el ascenso y la caída del ángel maldito, un retrato palpitante con el fulgor de sus primeras obras y entrada en la sociedad para pasar a ser denunciado, acusado y recluido en la cárcel.

Nos deja una obra inmortal, un grito de dolor, desgarro y sufrimiento (“De profundis”) y muere entre miserias y enfermedades.

Antonio de Hoyos y Vinent

con su sempiterno monóculo, enlaza con la literatura decadentista. Descubrimos con esta semblanza a un aristócrata de finos modales y caras vestimentas que gusta de conocer ambientes sórdidos, hampones y canallas, circunstancia que sabrá reflejar en sus novelas con personajes bellos, andróginos y refinados guiados por el destino a trágicas y mortales situaciones.

Luis Cernuda

uno de nuestros poetas más célebres, cierra esta lista de personalidades cimeras, resaltando la unión arte-estética-vida que rodea al dandy.

Elegante en el vestir y en el comportarse, sabrá trasladar a la lírica sus sentimientos, inquietudes y esperanzas, subrayando la infancia como uno de esos edenes particulares y ambicionados para huir de lo romo, plano y sin sustancia del mundo que nos rodea, aprisiona y derrota.

Al final…

Finaliza el volumen con una síntesis de los principales rasgos del dandysmo insistiendo en la idea de carácter, personalidad e individualismo para no abandonar el concepto en las garras despiadadas de anuncios de colonias o grandes almacenes.

La prosa de Villena

Amén del carácter didáctico e ilustrativo del ensayo, Villena nos regala una prosa culta, refinada, elegante y volcánica, identificándose plenamente con los protagonistas y sumándose con fervor a esta filosofía que no por perder acólitos de forma paulatina ha desaparecido de nuestro entorno.

Valdemar

La editorial Valdemar, siempre presta y dispuesta a rescatar títulos interesantes, nos ofrece una estupenda oportunidad para adentrarnos en un mundo apasionante y conocer de cerca las vicisitudes existenciales de auténticos mitos históricos.

¡No la desperdiciemos!

El autor

Luis Antonio de VillenaLuis Antonio de Villena (Madrid, 1951). Poeta, narrador y ensayista español. Se licenció en filosofía y letras en Madrid, su lugar de residencia.

Decidió dedicarse por completo a la creación literaria, compaginándola con la crítica y la traducción.

Conocido en primer lugar como poeta, debe adscribírsele a la generación de los “novísimos”, a la que también pertenecen Félix de Azúa, Leopoldo María Panero, Pere Gimferrer, Ana María Moix, Manuel Vázquez Montalbán y Vicente Molina Foix.

Después de haber reunido su producción en Poesía (1970-1982) (1983), Luis Antonio de Villena introdujo en su lírica una nota más explícitamente pesimista con el libro La muerte únicamente (1984), sin abandonar la expresión preciosista con la que desgarra los habituales fantasmas autorreferenciales del lenguaje literario.

Prosa, ensayo y las figuras de la historia cultural

La prosa de Luis Antonio de Villena se coloca en la línea de un difuso escepticismo generacional y de un personal amor por culturas, sin fronteras de espacio ni de tiempo, con las narraciones breves:

  • Para los dioses turcos (1980),
  • Amor-Pasión (1983),
  • En el invierno romano (1986),
  • El burdel de Lord Byron (1995)
  • y la autobiografía novelada Ante el espejo (1982).

Paralelamente, en su producción ensayística evocó estampas de época y variadas figuras de la historia cultural antigua y reciente.

Desde Catulo y Leonardo da Vinci hasta el mexicano José Emilio Pacheco, pasando por Oscar Wilde y Lord Byron, entre otros. Fundiendo el análisis con la imaginación según los horizontes culturales en los que se desarrolla su actividad de intelectual.

En este ámbito cabe destacar títulos como Dados, amor y clérigos (1978), Catulo (1979), Oscar Wilde (1979), Heterodoxias y contracultura (1982, con Fernando Savater), Corsarios de guante amarillo (1983) y José Emilio Pacheco (1986).

Fuente: Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «Biografía de Luis Antonio de Villena». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en https://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/villena_luis_antonio.htm [fecha de acceso: 3 de agosto de 2023].

DATOS DEL LIBRO

 

 

Título: Corsarios de guante amarillo (El club Diógenes)

Autor: Luis Antonio de Villena

Valdemar, 2003

176 páginas

P.V.P.: 10,35 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *