Blog

El hombre de Alaska de James Oliver Curwood

El hombre de Alaska de Curwood-reseña-Dani

Esta semana disfrutaremos con una nueva reseña de Dani A. Díaz quien, para esta ocasión, nos comenta una nueva novela de James Oliver Curwood, en esta ocasión la titulada El hombre de Alaska. ¿Las has leído?

El hombre de Alaska, de James Oliver Curwood

Reseña de Dani A. Díaz

 

ROMANCE Y AVENTURA EN LOS CONFINES DE LA TIERRA

Concluimos el año literario de la mejor manera posible, cautivados una vez más por la prosa evocadora y el ritmo trepidante que caracteriza toda la producción de James Oliver Curwood.

Cada estación cae otra de sus novelas en la alforja y os aseguro que son piezas de valor incalculable.

En serio, creedme, si aún no habéis explorado su universo… ¡Del 2024 no puede pasar!

Seréis más felices, sin duda. “EL HOMBRE DE ALASKA” es el decimosexto título que he disfrutado… ¡Aún me gotea el colmillo!

Y es que la obra del genial escritor americano se saborea como un plato delicioso, un exquisito bocado, una ambrosía de gourmet… ¡Y, por supuesto, rebañando hasta la última migaja!

Primeros párrafos

Los primeros párrafos ya sitúan al afortunado lector en una atmósfera especial:

  • en la majestuosidad de los horizontes árticos infinitos,
  • la magia de las auroras boreales,
  • los sentimientos atávicos,
  • las bendiciones de la Madre Naturaleza,
  • en paisajes insondables y esplendorosos,
  • la valentía de unos exploradores que con arrojo y coraje desafían desiertos de hielo, tormentas oceánicas, ventiscas mortales y manadas de lobos…

¡La lengua ya chasquea de placer en esos compases iniciales y lo que sigue es un pantagruélico festín!

Prosa y sentimientos se fusionan

Una prosa vivaz, cantarina, fluida y que emana sentimientos puros, épica y nobleza por doquier; un sentido del ritmo admirable con sucesión de picos de clímax y solo los valles necesarios para retomar el aliento.

En la presente ocasión abandonamos el hábitat acostumbrado de las tierras salvajes del Canadá y nos trasladamos a confines no menos inhóspitos, un escenario sobrecogedor donde día y noche se confunden, los glaciares se resquebrajan y culturas primitivas aún sobreviven.

A bordo de un barco que navega las aguas del Pacífico se presenta un microcosmos de aventureros, tahúres, colonos… ¡Y una bella y misteriosa joven!

Sabor marinero

Son páginas de indudable sabor marinero y que emanan autenticidad y verismo en cada palabra:

  • la descripción de tripulantes y pasajeros,
  • las conversaciones del capitán con sus invitados,
  • la admiración por el paisaje en torno desde la baranda,
  • furtivas pisadas en el acceso a los camarotes…

¡Y el suspense queda garantizado con cierta desaparición repentina e inexplicable! Se pasa a un tono detectivesco que nada tiene que envidiar a los más consumados especialistas del género.

La segunda parte…

La segunda parte de la novela se centra en la búsqueda de pistas que ayuden a desentrañar el misterio y el texto se verá salpicado con nombres de personajes que dotan a la narración de un exotismo muy atractivo: el sueco Olaf Ericksen y el escocés Sandy McCormick.

Se suceden tormentas, impermeables, chorreando, desembarcos en playas, rastreo de costas… ¡Misión imposible!

Las piezas del puzzle comienzan a encajarse en el último tercio de esta palpitante novela, con abundancia de giros de tuerca, sorpresas de todo jaez y descubrimiento de secretos inesperados.

Cada capítulo, en la mejor tradición de los folletines decimonónicos, se cierra con una noticia que deja el alma en vilo y que impele a continuar la lectura con frenesí.

Más de doscientas páginas llenas de acción

Hasta el final de las doscientas treinta páginas se sucederán

  • confesiones desasosegantes,
  • romances apasionados,
  • leyendas indias (“El Barranco de los Fantasmas”),
  • asedios implacables,
  • tiroteos en la nieve,
  • descenso de barrancos,
  • peleas a brazo partido,
  • pistoleros a sueldo,
  • esquimales aguerridos…

El esquema mocín (Alan Holt) – mocina (Mary Standish) – mejor amigo del mocín (Stampede Smith) – villano (John Graham) – secuaz del villano (Rossland), ¡funciona a la perfección! 👍🏼

Y los corazones lectores galopan desbocados, poseídos por la vorágine de emociones que se desencadenan y los caracteres de una pieza trazados con experto buril.

Más que entretenimiento

Una novela que estremece, enamora y cautiva. Una ambientación sublime que logra el milagro de que hasta se perciba el suculento olor del beicon frito en los vivaques.

Amén del entretenimiento garantizado no faltan ribetes didácticos:

  • las tramas políticas en torno a unas tierras que encierran grandes tesoros minerales y energéticos,
  • el papel desempeñado por poderosos industriales que no dudan en esquilmar los ríos salmoneros, dejando en la miseria a numerosas familias con tal de embolsarse beneficios a corto plazo,
  • el pastoreo y crianza de los renos que podría significar una nueva y abundante fuente de riqueza,
  • la sombra del bolchevismo que desde Siberia y a través del estrecho de Bering podría llegar a América…

Resumiendo

En definitiva, una novela que se me antoja imprescindible para todo aquel que pretenda dejar volar su alma, conocer a unos personajes inolvidables y sentirse en otra época y lugar abrazando un milagro fáustico.

Gracias sean dadas a la Editorial Juventud por rescatar todos los títulos de un autor que ha sabido entrar con todo merecimiento en mi particular Olimpo literario.

Curwood, ¡siempre!

 

El autor

CurwoodJames empezó a escribir sus primeras historias a los nueve años. El 23 de noviembre de 1894 el diario local The Argus le publicó un cuento.

En 1906 había decidido consagrarse a la literatura. Bobbs-Merrill publicó su primera novela, The Courage of Captain Plum, en 1908, y también una segunda, The Wolf Hunters, en las que narra las aventuras del trapero Roderick y su guía indio Mukoki, aventuras que continuaron con The Gold Hunters, 1909.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *