Blog

El valle de los hombres silenciosos de James Oliver Curwood

Esta semana disfrutaremos con una nueva reseña de Dani A. Díaz quien, para esta ocasión, nos comenta una nueva novela de James Oliver Curwood, la titulada El valle de los hombres silenciosos. ¿La has leído?

El valle de los hombres silenciosos, de James Oliver Curwood

Reseña de Dani A. Díaz

 

MISTERIO, ROMANCE Y AVENTURA EN EL CANADÁ

Siempre amé el silencio: huyo de ambientes ruidosos y voces estentóreas para refugiarme en oasis de paz y sosiego, el marco adecuado para sabrosas lecturas.

Me identifico plenamente con el personaje del videoclip de “Enjoy the silence” (Depeche Mode), me embruja el relato “Silencio” de mi admirado Poe, despierta mi curiosidad (al igual que a cierto periodista) el western “Smith el silencioso” …

James Oliver Curwood

Con estos ingredientes previos, sumados a mi devoción por James Oliver Curwood, no es de extrañar que entrara por mis ojos “El valle de los hombres silenciosos” y es que hay títulos que atraen con la fuerza de cien imanes y plantean jugosas preguntas antes siquiera de abordar su lectura:

¿Por qué son silenciosos los hombres de ese valle?

¿Lo habitan solo hombres?

¿Les habrán cortado la lengua?

¿Obedecen a un código sectario?

¿Se trata de un valle recóndito o, por el contrario, está en las cercanías de alguna población?

¿A qué se dedican?

Intriga, suspense y curiosidad lectora

Con el corazón palpitante me adentré en esos territorios inmensos y salvajes que tan bien describe el escritor de Michigan.

De entrada, nos regala un maravilloso prólogo ensalzando el coraje, férrea voluntad y carácter de aquellos pioneros que arrostraron la conquista y colonización de las tierras del Gran Norte, esforzados tramperos y voyageurs que hicieron de la valentía, el sacrificio y el honor un estilo de vida.

Se plantea una situación límite: un sargento de la Policía Montada (Kent) cae enfermo y el doctor le pronostica unas horas de vida por lo que aprovecha para confesar que él fue quien cometió el crimen por el que otra persona aguarda por el patíbulo.

Milagrosamente se recupera de su dolencia y se declara inocente, pero, de manera un tanto extraña, la maquinaria de la justicia (encarnada por el inspector del fuerte) no puede detenerse.

Mientras está encerrado en el calabozo aparece en escena una bella e indómita mujer (Marette) que se compadece del cautivo.

Misterioso asesinato

Sumemos un misterioso asesinato en la cabaña del oficial y el cambio radical de comportamiento de alguno de los personajes para que quede servido un cóctel de suspense, romance y aires detectivescos.

Al contrario que el resto de las novelas de Curwood disfrutadas hasta la fecha (una docena) en las que el paisaje es uno de los grandes y majestuosos protagonistas, aquí abundan las escenas de interiores por lo que el lector fiel puede encontrarse con el pie cambiado.

Resolver el enigma

Superada esa fase de desconcierto la trama atrapa sin remedio buscando resolver el enigma que se esconde tras ese maremágnum de circunstancias.

El último tercio gana muchos enteros con la irrupción de ese espíritu de aventura que ya reclamábamos los fans merced a una trepidante persecución en canoa a través de temibles rápidos (la mente evoca una mítica escena de “La conquista del Oeste”) y las vidas azarosas, preñadas de dificultades, anhelos e incertidumbres de los jóvenes corazones.

El autor americano se maneja con pericia en todos los subgéneros descollando, por supuesto, en los pasajes en los que nos traslada a tierras árticas salpicadas de nombres evocadores (Atabasca, Gran Slave, McKenzie…), un mundo de cazadores, guías indios, la acechante sombra de La Mort Rouge, tribulaciones, venganzas, odios…

Así, no tiene nada que envidiar a los maestros de las novelas de sabuesos de la ley planteando un caso con los suficientes interrogantes como para despertar la curiosidad del lector más flemático.

Ternura y pasión en la historia de amor

La historia de amor está narrada con exquisita ternura y pasión sin caer jamás en lo cursi, almibarado o sensiblero.

Empatizamos de primeras con la joven pareja y nos unimos a su causa sufriendo con sus avatares y vicisitudes.

Como guinda del pastel no falta un atisbo de búsqueda de civilización perdida lo que nos remite a obras cimeras de Conan Doyle o Rider Haggard.

Final

El capítulo final, un prodigio de emoción y ritmo cinematográfico, encaja todas las piezas del complejo puzzle de manera sorprendente y magistral sin dejar ningún cabo suelto.

Sin alcanzar las cotas de categoría especial de sus novelas de animales (“El oso”, “Centella”, “Nómadas del Norte”) o de la guerra entre ingleses y franceses por el Canadá (“El cazador negro”, “Las llanuras de Abraham”), podemos afirmar que Curwood es una apuesta segura que garantiza entretenimiento a raudales, prosa evocadora, y galvanización de sentimientos.

¡Bendito sea el día que lo descubrí en la Feria del Libro de Alcalá de Henares!

¡Gracias, por tanto, maestro!

Datos del libro

el valle de los hombres silenciosos

 

 

El valle de los hombres silenciosos

James Oliver Curwood

Editorial Juventud

208 páginas

 

 

El autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *