Blog

LUCKY STARR, el ranger del espacio de Isaac Asimov

Lucky Starr de Isaac Asimov-reseña-Dani

Este miércoles nos adentramos en la Ciencia Ficción de la mano de un maestro con una nueva reseña de Dani A. Díaz, quien nos comenta la novela de Isaac AsimovLucky Starr, el ranger del espacio. ¿La has leído?

LUCKY STARR, el ranger del espacio –

de Isaac Asimov

Reseña de Dani A. Díaz

 

EL PADRE DE LA CIENCIA FICCIÓN

(Dedicado a Segundo y Fer)

La de ISAAC ASIMOV era una grieta en mi mundo literario que debía tapar tarde o temprano.

En mi socorro acudió mi feliz redescubrimiento de la colección Club Joven Bruguera con el título “LUCKY STARR, EL RANGER DEL ESPACIO”.

Se trata del inicio de una saga, con un inteligente e intrépido miembro del Consejo de Ciencias como protagonista, en las que el famoso divulgador nos irá conduciendo a través del sistema solar para mostrarnos aspectos de los diferentes planetas que lo componen.

Amena y con rigor científico

Y lo hará de una forma muy amena, sin perder por ello un ápice de rigor científico.

El inicio del ciclo nos lleva a Marte, el planeta rojo. Allí se están cultivando alimentos que son muy necesarios en la Tierra; sin embargo, comienzan a producirse unos misteriosos casos de envenenamiento cuyo origen apunta a los invernaderos marcianos.

¿Mera casualidad? ¿Un fatal e imprevisto accidente? ¿Un chantaje de piratas de asteroides? ¿Un meticuloso plan buscando amenazar la supervivencia?

Misión secreta

Para esclarecer el asunto, el Consejo enviará a nuestro héroe en misión secreta y de incógnito.

Transformado en un horticultor en busca de empleo, logrará introducirse en el equipo de un capataz sin escrúpulos para desde ese momento realizar pesquisas, atar cabos, encontrar a los culpables y, ¿quién sabe? … ¡Incluso salvar la raza humana!

Aventura, espionaje, noir…

Asimov sabe mezclar los elementos científicos (vehículos espaciales, pistolas desintegradoras, robots, herramientas del futuro…) con un espíritu de aventura universal de modo que a lo largo de las doscientas páginas que componen el volumen encontraremos pasajes que nos remiten al western, al espionaje, al noir o al género de detectives.

Frases cortas, prosa sencilla, diálogos…

Una prosa sencilla, abundante en frases cortas y diálogos, propicia un estilo ágil y sostenido.

A la emoción y el suspense se unen enseñanzas didácticas: diferencia de densidades, campos de gravedad, posibilidades de vida extraterrestre, componentes químicos, orografía, cualidades de la atmósfera…

Se especula con la desaparición de una antigua raza y su posible refugio en cavernas ocultas en fisuras kilométricas.

Cóctel original

A lo largo del relato se suceden reuniones de doctores, inspecciones de huertos y almacenes, exploraciones en arenautos, peleas a brazo partido, galería de sospechosos, invasiones mentales, escudos de fuerza, tormentas de polvo, intentos de asesinato… Un cóctel muy original y atractivo que no dejará a nadie indiferente.

Los diferentes personajes son trazados de una pieza: se subrayan unos rasgos y lo que importa no es la introspección psicológica, sino las relaciones entre ellos y la pura acción.

Cine de género

A lo largo de su lectura será inevitable evocar momentos concretos de míticas películas del género: desde “Encuentros en la tercera fase” a “Atmósfera cero” pasando por “Ad Astra” o “Desafío total”.

En definitiva, estamos ante una novela que gustará a los adictos a la ciencia ficción y también al resto de lectores merced a la feliz convivencia de elementos de otras categorías.

En resumen

Una magnífica oportunidad para descubrir el talento de una de las figuras egregias de la divulgación científica.

Al sabroso contenido hay que sumar el sugerente diseño al que ya nos tiene acostumbrados Bruguera para esta colección: tapa dura, buen cosido y colorista portada.

Las imágenes corren a cargo de Daniele Colombo.

¿Preparados para un viaje interplanetario?

¡Despegamos! Tres, dos, uno…

 

El autor

Isaac AsimovIsaac Asimov (Petrovichi, Smoliensk, 1920 – Nueva York, 1992) Escritor estadounidense de origen ruso que destacó especialmente en el género de la ciencia-ficción y la divulgación científica.

[…] A comienzos de 1923, la familia Asimov abandonó la recién creada Unión Soviética para trasladarse a los Estados Unidos de América. Instalados, en un principio, en el barrio neoyorquino de Brooklyn (habitado en su mayor parte por ciudadanos hebreos), los Asimov salieron adelante en su nuevo país merced a la tienda de dulces regentada por el cabeza de familia, negocio que poco a poco fue prosperando y mudando de ubicación.

En dicho establecimiento se ponían a la venta una serie de publicaciones de ciencia ficción que el jovencísimo Isaac comenzó a devorar con verdadera curiosidad tan pronto como hubo aprendido a leer, sin sospechar que, con el paso de los años, algunas de esas revistas habrían de salir a la calle llevando en sus portadas su propio nombre.

Formación precoz

Esta precocidad intelectual animó a sus progenitores a facilitarle una temprana formación escolar, por lo que su madre falsificó su fecha de nacimiento para hacer posible su ingreso, en 1925, en una escuela pública de Nueva York.

Cursó luego su formación secundaria en la East New York Junior High School, donde se graduó en 1930; pasó luego a la Boys High School, en la que permaneció hasta 1935, año en el que, una vez completados con brillantez sus estudios de bachillerato, se halló preparado para emprender su formación superior con tan sólo quince años de edad.

Matriculado en la universidad neoyorquina de Columbia en 1935, al cabo de cuatro años Isaac Asimov ya había conseguido el título de Licenciado en Químicas; posteriormente, nuevos estudios superiores le permitieron licenciarse en Ciencias y Artes y doctorarse en Filosofía.

En contra del deseo de sus padres, que esperaban que se dedicara al ejercicio de la medicina, Asimov decidió que su futuro profesional pasaba necesariamente por el cultivo de la literatura.

[…]La obra de Isaac Asimov

Escritor prolífico (más de quinientos títulos publicados) y gran divulgador, la obra futurista de Asimov ha gozado de gran popularidad por el sabio equilibro que consigue entre el estilo, la imaginación literaria y el mundo tecnológico y científico.

Continuador en una línea actualizada y acaso más rigurosa de los clásicos del género (Julio VerneH. G. Wells) y orientado en ocasiones hacia la visiones distópicas más características del siglo XX (Aldous HuxleyGeorge OrwellRay Bradbury), en 1939 empezó a publicar cuentos de ciencia ficción en las revistas especializadas.

En pocos años se impuso como el principal representante de la rama “tecnológica” de este género, en la que la visión del mundo futuro y de nuevas formas de organización social se basa siempre en premisas de carácter científico (aunque más o menos futuristas), y en los avances tecnológicos correspondientes.

Yo, Robot se basó en la obra de Asimov

En sus relatos de robots, recogidos en Yo, Robot (1950) y El segundo libro de robots (1964), Asimov fijó las tres leyes de la robótica, que ponen al robot al servicio total del hombre y, aunque algunas veces parecen violarlas, se acaba descubriendo que esto sucede en aras de un interés superior de la Humanidad.

Pero mientras los robots evolucionan hacia un modelo androide de inteligencia y lucidez moral superiores a las de los hombres, éstos, movidos por sus impulsos egoístas, incuban una profunda hostilidad hacia ellos.

Entre 1942 y 1949 Asimov publica en Astounding Science Fiction los relatos que después constituirán su Trilogía de las Fundaciones, compuesta de Fundación (1951), Fundación e Imperio (1952) y La segunda Fundación (1953).

Este desigual pero poderoso corpus de historias se centra en la decadencia de un enorme Imperio galáctico de origen terrestre y sobre el intento del psicólogo Hari Seldon para limitar a sólo mil años el período de barbarie que ya ha comenzado, objetivo que se propone gracias a las dos fundaciones de científicos y psicólogos que él ha creado para este fin y a la “psicohistoria”, nueva ciencia para predecir los comportamientos futuros de las masas.

En 1983 publicó una continuación de la Trilogía, Los límites de la Fundación, novela bastante prolija, llena de intrigas por el poder e interrogantes que resolver.

Obras años 50

Entre sus varias novelas de los años cincuenta, a menudo sólo parcialmente logradas, destacan Abismos de acero (1953) y El sol desnudo (1957), en donde Asimov asocia con éxito la ciencia ficción con la investigación policíaca, creando el personaje del detective Elijah Baley, auxiliado en su trabajo por un robot.

En esta última novela es especialmente afortunada la descripción de la sociedad terrestre que vive bajo bóvedas de acero subterráneas y en condiciones prácticamente de miseria, en comparación con los planetas supercivilizados de los cuales depende.

De 1972 es Los propios dioses, con sus memorables habitantes de un “universo paralelo”, de consistencia fluida y que conviven formando tríadas.

Diálogos y ritmo

Las novelas de Asimov, generalmente más satisfactorias que sus numerosísimos cuentos, tienen un estilo a menudo sin relieve, basado casi exclusivamente en los diálogos, y dedicado poco más que a servir de vehículo a las tesis del autor.

Pero en este tejido de ideas está también su fuerza, y el buen ritmo de su redacción consigue casi siempre implicar al lector en un crescendo excitante, proponiendo, con una argumentación infatigable, infinitas preguntas sobre el hombre y sobre el intrincado camino con el que intenta programar su propio futuro.

Su faceta de divulgación científica

Con sus decenas de libros de divulgación científica, Asimov afirmó siempre su fe optimista en un progreso basado en un uso racional de la ciencia y la tecnología.

En el terreno de la divulgación, también abordó otros campos del saber, como la historia, las matemáticas, la psicología y la sociología, y llegó a hablar de una nueva disciplina humanística, la psicolohistoria, que, según su propuesta, sería una suma de las aportaciones de las cuatro ramas del conocimiento humano recién mencionadas.

Llevado de su afán didáctico, escribió también algunas obras destinadas al público infantil y juvenil, en las que combinaba la ficción con una serie de rudimentos científicos e históricos.

 

Fuente
Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «Biografia de Isaac Asimov». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en https://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/asimov.htm [fecha de acceso: 7 de mayo de 2024].

Comments

  • Fer
    8 mayo, 2024

    Magnífica reseña. Una novela poco conocida de uno de mis autores favoritos. Larga vida a la ciencia-ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *