Blog

Praga mortal de Philip Kerr

Esta semana disfrutaremos con una nueva reseña de Dani A. Díaz quien, para esta ocasión, nos comenta la novela Praga Mortal, de Philip Kerr, protagonizada por Bernhard Gunther. ¿Las has leído?

Praga mortal, de Philip Kerr

Reseña de Dani A. Díaz

 

MODÉLICA AMBIENTACIÓN DE LA ALEMANIA NAZI

Los amantes del género de detectives/espionaje y los seguidores de la Segunda Guerra Mundial tienen una cita imprescindible con Bernie Gunther, un genial personaje creado por el exitoso escritor escocés PHILIP KERR.

La saga está formada por catorce volúmenes y ya había disfrutado dos de ellos: “Violetas de marzo” y “Pálido criminal”.

El tercero que ha caído en la cazuela, Praga mortal, confirma el talento descomunal del autor británico y, sobremanera, su capacidad para trasladarnos a esa terrible época del auge del nazismo.

Todo ello merced a una ambientación sublime de tal forma que nos parecerá estar transitando por las calles de ese Berlín oscuro, corrupto y amenazante bajo la siempre acechante sombra de la Gestapo.

No se escatiman detalles para ese viaje lector milagroso: nombres de calles y estaciones de tren, edificios emblemáticos, carteles de propaganda, periódicos, alarmas aéreas, clubes nocturnos, discursos del Líder…

Viajamos en el tiempo hasta 1941

Estamos en 1941 y aunque los ejércitos del Reich dominan Europa (se ha tomado Kiev con la captura de seiscientos mil prisioneros) y se avanza hacia Moscú con Inglaterra a la defensiva, se comienza a notar el esfuerzo bélico en la capital:

  • cartillas de racionamiento,
  • desabastecimiento,
  • mercado negro,
  • castigos por comentarios que puedan afectar a la moral,
  • algunas incursiones de la RAF…

De manera paralela se acentúa el drama judío con la obligatoriedad humillante de portar una estrella amarilla que acredite su condición, ecos que llegan del Este con las atrocidades cometidas y los jerarcas buscando una solución final…

El sabueso…

En este clima infernal de pesadilla sobrevive nuestro héroe, un experto sabueso, cínico, desencantado, que odia al régimen y que cada jornada busca un motivo para no suicidarse.

Un ferroviario extranjero aparece muerto y es llamado para investigar el caso; se suceden los clichés habituales: accidente o asesinato, búsqueda de pruebas, pesquisas, análisis forenses… el asunto se va complicando con lo que parece la intervención de un terrorista checo.

Bernie recibe la invitación de Reinhard Heydrich, el flamante nuevo Protector de Bohemia y Moravia, para una reunión en su casa de campo en las cercanías de Praga.

Además de ofrecerle el cargo de guardaespaldas, le plantea la resolución de un claro ejemplo de enigma en habitación cerrada.

Y los lectores se frotarán de nuevo las manos con el despliegue de sabrosos interrogatorios, encaje de piezas de puzle, apuestas a quién es el culpable, análisis de personalidades…

Inevitable recordar “Diez negritos” de Agatha Christie, autora a quien, por cierto, homenajea el citado jerarca nazi.

Los suculentos diálogos, amén de proporcionar ritmo narrativo e información sobre cada personaje, ejercen de función didáctica para intensificar las circunstancias dramáticas de la época, ofreciendo una galería de acontecimientos desoladores:

  • el sojuzgamiento de todo atisbo de rebeldía,
  • los campos de concentración,
  • las orgías mientras el pueblo pasa hambre,
  • los celos y envidias entre las diferentes camarillas (SS, SD, Gestapo, Abwehr…),
  • las torturas en los sótanos,
  • la guerra despiadada por el poder,
  • el nombre de Auschwitz en el horizonte…

Ambientación ejemplar

La jerga del momento subraya esa ambientación ejemplar: “el tren de los partisanos”, “los coliflores”, “el abrigo de Stalin”… Varios y magistrales giros de tuerca sacudirán al lector que asiste asombrado al devenir de los acontecimientos en un juego de “nada es lo que parece”.

Por supuesto, no faltarán las referencias a la mítica Operación Antropoide, el atentado de Heydrich, el heroísmo de los paracaidistas en la iglesia de San Cirilo y San Metodio o la tragedia del pueblo de Lidice.

En un apéndice final, el autor nos resume qué fue de cada alto oficial nazi presente en la reunión de la casa de campo, detalle que los lectores siempre sabemos agradecer para que no quede ninguna fisura a la vista.

Resumiendo…

En definitiva, estamos ante cuatrocientas veinticinco páginas que no dan tregua, se devoran a ritmo de boga de ariete, y garantizan entretenimiento, suspense y lección histórica.

Un relato desgarrador de una época turbulenta, maldita y deshumanizada que ojalá no se vuelva a repetir.

Una visión descarnada y rigurosa de las entrañas del régimen nazi con varias de sus figuras destacadas convirtiéndose en personajes de primera línea.

Y sobre ese miasma hediondo, esa población atemorizada, esos toques de queda y esas horribles represalias planea el carisma de un comisario llamado a cotas de inmortalidad en el terreno literario.

Una estupenda ocasión para regalar, máxime ahora que la editorial RBA está lanzando toda la serie en una colección de bolsillo, si bien este título hay que rescatarlo en antiguas ediciones.

¡Gracias, maestro Kerr, por este ejercicio mayúsculo de ambientación!

 

El autor

Philip Kerr y Praga moralPhilip Kerr (Edimburgo, 1956-2018) fue uno de los autores de novela negra más importantes de la literatura contemporánea gracias a la triología Berlín Noir (Violetas de Marzo, Pálido criminal y Réquiem alemán), ampliada posteriormente con Unos por otros, Una llama misteriosa y Si los muertos no resucitan (Premio Novela Negra RBA, 2009).

Kerr estudió Derecho en la Universidad de Birminghan, pero pronto abandonó la abogacía para dedicarse primero a la publicidad y más tarde al periodismo y a la literatura. Además de novela negra, también escribió literatura infantil.

Falleció el 23 de marzo de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *