Conversando con Assia Petricelli

Conversando_Assia_Petricelli_julio2019

Chicas malas

Hemos disfrutado con la lectura de la novela gráfica Chicas malas. Y no solo disfrutado, reflexionado o implicado con las protagonistas y/o los hechos, sino que también hemos descubierto a «chicas malas» de las que ignorábamos su existencia. Los autores de esta fantástica obra son Assia Petricelli (guion) y Sergio Riccardi (ilustraciones).

Chicas malas cuenta las historias de quince mujeres que fueron importantes en diferentes campos y épocas: Olympe de Gouges (1748-1793), Nelly Bly (1864-1922), Elvira Coda Notari (1875-1946), Nawal El Sadawai (1931), Antonia Masanello (1833-1862), Marie Curie (1867-1934), Aleksandra Kollontái (1872-1952), Alfonsina Morini Strada (1891-1959), Angel Davis (1944), Claude Cahun (1894-1954), Domitila Barrios de Chungara (1937-2012), y Franca Viola (1947).

Queremos agradecer a Assia el responder a todas nuestras preguntas y, sobre todo, a Marta Tutone, nuestra «hada madrina» y editora de Liana Editorial, quien nos envió esta maravilla de libro (texto e ilustraciones) para el Bibliotren, y por ser nuestra traductora, tanto en las preguntas como en las preguntas.

 

AEN. —Como decíamos en la introducción, Chicas malas nos cuenta varias historias a través de viñetas, de forma visual y atractiva. Assia, ¿cómo surge esta idea? ¿La obra nace desde el inicio en este formato?

Assia Petricelli.Chicas malas nace del deseo de proponer a las lectoras y a los lectores jóvenes unas biografías de mujeres que habían cuestionado roles y estereotipos femeninos. Mujeres fuertes, rebeldes, protagonistas de sus vidas. Sobre todo mujeres que al final consiguen lo que se proponen, que no son víctimas. Ejemplos no faltan, pero se conocen muy poco. Es suficiente hojear un libro de texto escolar para hacerse la idea de que durante miles de años el género femenino no ha hecho otra cosa que cuidar de maridos, hijos y hogares. Pero no es así. Las mujeres han descubierto, inventado, construido, y sin embargo no han sido contadas. Con Chicas malas quería hacer justicia al menos a algunas de estas mujeres y ofrecer a las chicas de hoy unas narraciones capaces de ayudarlas a confiar en sí mismas y en la posibilidad de poder llegar a ser lo que se propongan, más allá de los estereotipos. Para llegar a las lectoras y a los lectores más jóvenes, junto con Sergio Riccardi, el ilustrador, elegimos desde el primer momento un lenguaje que fuera ligero y cautivador a la vez, como el del cómic.

AEN. —Con la lectura de esta obra descubrí a mujeres de las que, siento mi ignorancia, desconocía su existencia. ¿Cómo fuiste eligiendo a las protagonistas de las historias?

Assia Petricelli. —¡Yo tampoco conocía todas las protagonistas antes de empezar la investigación previa a la escritura del Chicas_malas_Nelly_Blylibro! Buscaba historias de mujeres que en tiempos y lugares muy diversos hubiesen hecho cosas impensables antes, que hubiesen derribado barreras y que hubiesen abierto nuevos caminos para las que hemos venido después. Así me sumergí en decenas de libros y páginas web, además de pedir algunas sugerencias, que resultaron muy valiosas, a amigas y a amigos. ¡Al final tenía un listado de más de cien nombres!

AEN. —Y, ahondando en esta elección, al ser de diferentes sectores y épocas, ¿seguiste un método concreto en su elección? Imagino que tuviste que descartar por el camino a muchas «chicas malas», ¿qué aspectos marcaron dicha selección?

Assia Petricelli. —No ha sido para nada fácil elegir. Lo primero fue limitar el arco temporal a la edad contemporánea, desde la Revolución francesa hasta hoy en día. Luego decidí imponerme ciertos criterios de selección. He dado prioridad a las historias menos conocidas e, incluso cuando elegí incluir a personajes célebres, lo hice porque me interesaban algunos aspectos menos conocidos; por ejemplo la hermosa relación entre Marie y Pierre Curie. Además, he querido ofrecer historias de distinto tipo porque quería transmitir cierta riqueza de posibilidades. Así aparecen una artista, una periodista, una activista política, una deportista, etc… Al mismo tiempo he intentado no caer en la trampa de una narración demasiado centrada en Occidente, que hubiera sido falsa y hubiera podido más bien despistar; especialmente en los últimos años, las mujeres del llamado “sur del mundo” han sido las protagonistas de extraordinarios movimientos de liberación. Finalmente, he querido dar espacio a mujeres que, luchando para realizar sus deseos, permitieron avanzar en los derechos de todas y de todos. No me convencen las narraciones de individualidades extraordinarias, creo en la fuerza de la colectividad. De hecho entre mis Chicas malas no hay heroínas, ni mujeres solitarias, son chicas como muchas otras que tienen compañeras y aliados.

AEN. —Como ya hemos dicho, hablamos de chicas incómodas en su época por su forma de pensar, de luchar y de perseguir sus ideas, sus principios. Sin embargo, estas mujeres son en su mayoría invisibles para la historia. ¿Crees que muchas obras de este tipo podrán contrarrestar tanto «anonimato provocado»?

assia_petricelli
Assia Petricelli, autora

Assia Petricelli. —Es nuestro objetivo. Está claro que las quince biografías narradas en Chicas malas son una gota en el mar. Pero fuimos un poco más allá del libro. En Italia en los 6 años desde la primera edición se han creado decenas de iniciativas alrededor de nuestro cómic; hemos organizado encuentros y talleres en colegios e institutos, animando a las chicas y a los chicos para que buscasen y contasen otras “chicas malas” a través una pluralidad de lenguajes: desde la escritura al dibujo, del teatro al vídeo.

AEN. —Al ser una obra gráfica el texto y las ilustraciones van juntos, se necesitan y se complementan. ¿Es importante también que exista esa conexión entre autora e ilustrador?

Assia Petricelli. —Sin duda, por lo menos así fue para nosotros. Sergio y yo llevamos años trabajando en equipo y estamos muy unidos, debatimos juntos cada elección, tanto acerca del texto como de las ilustraciones. Es nuestro método de trabajo, seguramente lento y exigente, pero hasta hoy nos ha resultado muy satisfactorio.

AEN. —Assia, cómo se inicia dicha colaboración ¿desde el inicio o cuando el guion está finalizado?

Assia Petricelli. —Chicas malas fue un proyecto compartido desde el primer momento, durante la realización e incluso después de la publicación; me refiero a las actividades que realizamos a partir del cómic. Yo he escrito el texto y Sergio lo ha ilustrado y ambos somos autores del libro. No es insignificante ni carece de interés el hecho de que este cómic haya surgido por iniciativa de una mujer y de un hombre, juntos.

AEN. —A lo largo de estas historias se constata la importancia de los hombres que las apoyaron, que las amaron tal cual eran, ¿crees que ese es el mayor hándicap al que se enfrenta una mujer que «destaca» por su forma de pensar, ser, actuar y luchar en la sociedad, incluso la actual?

Assia Petricelli. —Se necesita valor y capacidad de cuestionarse a sí mismo para ser uno de los hombres que están al lado de mujeres como las que hemos querido narrar. Miles de años de patriarcado han determinado para los hombres unos privilegios a los que les puede resultar muy difícil renunciar, incluso hoy que cada vez más se va desmantelando este sistema. Superar los roles de género nos beneficia a todos, como lo demuestran los personajes masculinos que apoyan a las “chicas malas”. La opresión de género afecta a los hombres también, aunque de forma menos visible, y hay una nueva generación de jóvenes que está tomando conciencia de ello. Confío mucho en el hecho de que quieran cambiar el mundo junto con las mujeres.

AEN. —Ahora, mirando desde el punto de vista de la edición, ¿es importante tener vuestra obra publicada por Liana Editorial?

sergio_riccardi
Sergio Riccardi, ilustrador

Assia Petricelli. —Chicas malas en Italia ha tenido cierto éxito, pero todavía no había sido traducido en el extranjero. Estamos muy contentos de que haya sido escogido por una joven editorial con las ideas claras con la que hubo sintonía desde el primer momento. Además, estamos muy orgullosos de que el cómic haya llegado precisamente a España, a la que desde Italia miramos con admiración por el recorrido hecho en los últimos años por los derechos civiles y por la radicalidad y las dimensiones del movimiento feminista.

AEN. —Te gusta ante todo lo visual, tanto como documentales como en libro juvenil y para adultos. Escribiendo guiones de cómics también para revistas. ¿Crees que se llega mejor a los y las jóvenes con un formato más visual?

Assia Petricelli. —Los jóvenes tienen familiaridad con el lenguaje audiovisual, aunque no siempre poseen las herramientas adecuadas para interpretarlo. Pero si les llama la atención, lo perciben como más cercano. Para nosotros ha sido como un anzuelo, a través del formato cómic hemos querido vehicular contenidos complejos y densos de forma amena y entretenida, pero sin banalizarlos.

AEN. —Una última pregunta, Assia. ¿Escribirías historias para lectores más pequeños, infantiles?

chicas_malas_marie_curieAssia Petricelli. —A lo mejor sí, pero soy consciente de que escribir para niños es mucho más difícil de lo que a veces se cree y que conlleva una gran responsabilidad. Me gustaría, tengo alguna idea en mente, pero todavía no me siento del todo preparada.

Desde la AEN, Assia y Marta, queremos daros las gracias de nuevo por vuestra colaboración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.