El correo Rolando

El correo Rolando de Paul Féval

reseñado por Daniel Díaz

Datos del libro

El correo Rolando de Paul Féval

 

Título: El correo Rolando

Autor: Paul Féval

Editorial: Editorial Bruguera

Año de publicación: 1965

Comprar en (hacer clic en la imagen)

 

 

UN CLÁSICO JUVENIL

Opinión

De nuevo arranco homenajeando aquella espléndida colección de tebeos «Joyas Literarias Juveniles» que supuso el despertar a la afición por la lectura para toda una generación de mozalbetes.

En su día se me «escapó» uno de los títulos y siempre tuve curiosidad por saber qué misterio y aventuras se escondían bajo El correo Rolando.

¡Nunca es tarde si la dicha es buena!

Y os aseguro que mereció la pena la espera porque estamos ante una magnífica novela de capa y espada que tiene de todo: una antigua leyenda, una boda secreta, un pérfido villano, juramentos de honor, adopción de identidad, fortalezas en riscos, galopadas, floretes en guardia…

El maestro Paul Féval ocupa un sitio de honor en mi biblioteca con una briosa novela de aventuras (El lobo blanco), un sórdido folletín (Los misterios de Londres), un divertido relato de terror (La ciudad vampiro) y una obra deliciosa que siempre recomienda el mismísimo don Arturo Pérez-Reverte (El jorobado).

En la presente mantiene su conocida impronta: una prosa elegante, fluida, ágil, vivaz, que discurre como cantarín arroyo de montaña. A los apasionados diálogos les sigue un envidiable ritmo narrativo que, en esta ocasión, une un entramado político muy interesante: la Francia de la reina regente Ana de Austria y el cardenal Mazarino (¡cómo no evocar la imagen de los Mosqueteros!) y la encarnizada lucha de los bretones en los parlamentos para defender sus fueros.

Capítulos de acción y misterio se intercalan sabiamente con otros episodios de intrigas cortesanas, zancadillas palaciegas y taimadas maniobras en la lucha por el poder. De ese inestable polvorín emerge la poderosa figura de Rolando «Pie de Hierro», todo un ejemplo de abnegación por su tierra y sus vecinos; un humilde mensajero que sacrificará su vida por el bien de los demás.

Aunque menos conocido que otros clásicos habituales del género estamos ante un tesoro que satisfará al más avaro de los lectores. Gracias, maestro Féval.

Quinto acierto en la diana…

¡Pluguiera al Señor que no se agoten tus flechas en el carcaj!

Y si como ávido lector te gustan las reseñas literarias… no te pierdas las reseñas de Daniel Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *