Blog

La peste escarlata de Jack London

La peste escarlata

de Jack London

 

Por Daniel Díaz

 

La peste escarlata de Jack LondonTítulo: La peste escarlata

Autor: Jack London

Traductor: Marcial Souto

Ilustrador: Luis Scafati

Editorial: Libros del Zorro Rojo

Año 2012

120 páginas

PVP: 0,89 € en Ebook; 21,79 € en edición papel

Comprar en https://www.amazon.es/peste-escarlata-Jack-London-ebook/dp/B0732KPHGM/ref=tmm_kin_swatch_0?_encoding=UTF8&qid=&sr=

 

Sinopsis

La peste escarlata es una historia post-apocalíptica, ambientada en el año 2072, que fue escrita por London en 1912. La humanidad sucumbió en la pandemia de 2013, y quedó mermada a unos pocos reductos de tribus y grupúsculos desperdigados por ahí; reducidos al primitivismo más absoluto, donde la fuerza bruta impera sobre la inteligencia.

Un anciano James Howard Smith, antiguo profesor universitario, cuenta a sus tres nietos cómo era la vida antes de la hecatombe, para intentar transmitir los valores y principios anteriores al apocalipsis, pero es ridiculizado constantemente por los jóvenes, que no son capaces de concebir las cosas que les cuenta su abuelo, y que para ellos son sólo los desvaríos de un viejo.

Opinión

EL JACK LONDON VISIONARIO

Jack LondonGeneralmente no publico la crónica sobre un libro hasta que no haya devorado la última página, pero mi gran ídolo se gana con creces la excepción porque a su habitual maestría narrativa une, en La peste escarlata, una capacidad de premonición del futuro de la humanidad asombrosa y terrible.

Estamos ante un cuento de cincuenta páginas dramáticas, sobrecogedoras, angustiosas, terroríficas, apocalípticas.

Fue escrito en 1913, y sitúa el contexto entre los años 2013 y 2073.

¡Increíble cómo clavó el asunto el bueno de Jack!

Un germen desconocido siembra el pánico en todo el orbe: primero son casos aislados, pero pronto se propaga con velocidad de vértigo. El primer síntoma son unas manchitas rojas (de ahí el título) en la cara y el cuerpo que, en cuestión de horas (minutos, en algún caso), pasan a un entumecimiento progresivo del organismo que desemboca en un paro cardíaco.

Nadie como London para pintar esos cuadros de demencia, locura, instintos primitivos, egoísmo atroz, bandidaje, pavorosos incendios, cielos negros, comportamientos salvajes, huidas ciegas… ¡no hay un solo párrafo que deje indiferente!

Un feroz descenso a los abismos más lóbregos del alma humana, a los sentimientos más atávicos de la especie, al desprendimiento en pocas jornadas de todos los ropajes de siglos de civilización hasta convertir a los escasos supervivientes en remedos de los trogloditas.

El abuelo que cuenta la tragedia a sus tres nietos impregna la narración con notas de dolor punzante y desgarradora nostalgia de los buenos tiempos anteriores a la hecatombe: ese San Francisco bullicioso y alegre con cuatro millones de almas convertido en un amasijo de ruinas humeantes, cadáveres insepultos y desaparición de todo rastro de vida hasta quedar reducido a tan solo cuarenta supervivientes.

Cada escena reúne la expresividad conjunta de la literatura, el cine y la pintura dejando una huella indeleble en el espíritu del lector, quien solo suspirará con alivio ante un final preñado de un bello lirismo y una lejana esperanza.

Un relato IMPRESCINDIBLE, máxime en los tiempos que nos ha tocado vivir.

El colmillo me sigue goteando, pues le restan otros seis bocados que prometen ser deliciosos.

 

Y si como ávido lector te gustan las reseñas literarias… no te pierdas las reseñas de Daniel Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *