Blog

El Oso de James Oliver Curwood

El Oso de James Oliver Curwood

reseñado por Daniel Díaz

Datos del libro

El oso de James Oliver Curwood

 

Título: El oso

Autor: James Oliver Curwood

Editorial: Noguer Ediciones

Temática: Juvenil | A partir de 12 años

Traductor: Editorial Juventud, S. A.

Páginas: 192

P.V.P.: 8,50 €

Comprar en (hacer clic en la imagen)

Sinopsis

Cuenta el autor en el prólogo que en este libro muestra una confesión y una esperanza: la confesión de quien durante muchos años se dedicó a la caza antes de aprender que la matanza no es un aliciente. Y la esperanza de que con el libro muchos compartan su visión de la naturaleza.

La obra de Curwood es una reproducción palpitante de la realidad. Todo lo que cuenta lo ha visto y lo ha vivido previamente. De modo los paisajes y sus moradores rezuman autenticidad. Cuando los protagonistas se topan por primera vez con el imponente oso negro no saben que una relación bien atípica acaba de comenzar. El objetivo de capturarlo pronto se torna en veneración y sincero reconocimiento, especialmente cuando el potente animal se hace cargo de un vulnerable osezno que se pega a él como una lapa.

Este recorrido por las montañas Rocosas canadienses es una obra maestra de disfrute y respeto por la naturaleza. Un clásico imprescindible.

Opinión

UNO DE LOS LIBROS DE MI VIDA

James Oliver CurwoodSeguro que muchos recordáis la estupenda película «El oso» del aclamado director francés Jean-Jacques Annoud: una obra muy original en la que la cámara sigue la aventura vital de un osezno que se queda sin mamá y es adoptado por un plantígrado adulto mientras son perseguidos por unos cazadores implacables. Apenas hay diálogos y los puntos fuertes son la hermosa fotografía y la Madre Naturaleza, convertida en otro personaje imponente.

El film está inspirado en una novela de Oliver James Curwood, escritor que descubrí este curso literario y que me había hechizado con El bosque en llamas y Las llanuras de Abraham. No quise aguardar más tiempo para sumergirme de nuevo en la magia de su prosa. El resultado ha sido maravilloso porque, si bien conocía el desarrollo y el desenlace de la película, la novela atrapa desde el primer párrafo y ya no te suelta hasta la última palabra.

Aparecen muchos elementos a destacar: por un lado parece que estamos leyendo a uno de mis ídolos, el inolvidable doctor Félix Rodríguez de la Fuente… ¡cuánto he aprendido del mundo de los osos! En sus escasas 130 páginas asistimos a su desarrollado sentido olfativo, sus temibles garras, los períodos de hibernación y celo, las costumbres solitarias, los métodos de caza, la variada dieta, la lucha por la demarcación de su territorio…

Otro aspecto que eleva la nota es la interiorización de los pensamientos de los osos. A lo largo de la narración se alternan los planes de los cazadores y los diálogos que emprenden entre sí con los razonamientos y pulsiones que sienten los plantígrados (hambre, curiosidad, ira, aceptación del otro, apetito sexual, miedo, cansancio…). Curwood fue un escritor conservacionista y se nota este detalle en el respeto y devoción que siente por la Madre Naturaleza, convertida en el personaje más majestuoso. El lector experimentará esa «fisicidad» a través de desfiladeros cortados a pico, ríos salmoneros, bosques intrincados, valles fértiles…

Otro recurso literario que pone grilletes al lector es la continua tensión, la lucha por la supervivencia. La infatigable persecución del rey de los osos por parte de los humanos con continuas emboscadas, maniobras de despiste, acechos, combates y huidas.

Curwood no solo compone un relato épico expresado con fuerza, garra y vigor inauditos (inolvidable el duelo a muerte entre dos osos adultos o la pelea con los perros; se llega a experimentar el dolor del animal cuando por primera vez le hiere una bala), sino que alterna los episodios con un lirismo que atraviesa el alma llegando incluso a momentos de ternura exquisita.

Además, se nos transmiten valores, esa palabra tan extraña en nuestros días, como la amistad, la camaradería, la nobleza, el respeto por el adversario, el agradecimiento, el amor a la naturaleza…

En suma, un libro que he disfrutado con verdadera delectación y que me ha enriquecido como persona; que ha tocado mis fibras más sensibles; y que, por supuesto, declaro que se ha convertido en uno de mis libros de cabecera, en uno de mis imprescindibles, en uno de los libros de mi vida… ¡jamás lo olvidaré!

Thor, Muskwa, Iskwao, Pipoonaskoos, Langdon, Bruce, Metoosin… siempre estaréis en mi corazón

¡Gracias, maestro Curwood, por este hermoso regalo que has brindado a la humanidad!

 

Y si como ávido lector te gustan las reseñas literarias… no te pierdas las reseñas de Daniel Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *